Los SÍ, los NO y los NUNCA del maratón
¡Invita a los demás!

Los Sí, los NO y los NUNCA del maratón

Ya estamos a nada de vivir una de las fiestas más grandes en el mundo de los corredores, pero más que una fiesta, el maratón pone a prueba al cuerpo en todos los sentidos

Si ya tuviste la oportunidad de correr uno, sabes que hay cosas que debes y no debes hacer. Uno siempre aprende a prueba y error, aunque nunca se debe descartar que el desarrollo de la carrera, depende incluso, de cómo nos levantamos ese día, de cómo nos sentimos, pero claro que resulta importante el proceso previo de entrenamiento y descanso. 

Ahora, ¿es tu primer maratón y recibes tantos consejos que no sabes cuál tomar? Pues bien, lo primero que debes saber, es que cada cuerpo es diferente y que cada uno asimila de formas distintas el entrenamiento antes del día de la prueba. Por ello te compartimos algunos Sí, algunos NO y algunos NUNCA que nos han funcionado previo, durante y después del maratón. 

¡AQUÍ VAMOS! 

1.-Seguro ya te comentaron de la famosa carga de carbos, bueno eso es un SÍ, pero la carga de carbos no significa llenarse de comida condimentada que puede afectar el proceso digestivo. Piensa que esa carga de carbos no la hacías cada fin de semana previo a una distancia y por ello, no sabes de qué forma pueda reaccionar tu cuerpo. 

No comas nada nuevo, evita cualquier alimento que pueda modificar la sensación en tu cuerpo. Después del maratón también es importante comer carbos, recuperar tu cuerpo, pero funciona de la misma manera. Debido a que exponemos al cuerpo a un esfuerzo fuerte, nuestro sistema digestivo genera una cantidad mayor de ácidos y por ello, el intestino puede quedar sensible. No comas tanto y tan pesado después del maratón. 

2.- La hidratación es importante, pero no abuses de los sueros, recuerda que tienen una cantidad importante de azúcar. Puedes combinar suero y agua, esto ayudará a nivelar tu sistema.

Durante el maratón es importante la hidratación, pero recuerda que también es un elemento que se debió practicar en los entrenamientos. Idealmente se debe hidratar cada 2 kilómetros, no importa si no tienes sed, tener sed es solo un reflejo de deshidratación. Pero si no practicaste tu hidratación en las distancias, procura mantener hidratados tus labios, evita dolores intestinales.

3.- Lo que uses para correr también es importante y es aún más importante que NUNCA, NUNCA, NUNCA, uses algo nuevo el día del maratón, ¿por qué? 

La tela, aunque no lo creas, también tiene mucho que ver en el desarrollo de la prueba. En el caso de las mujeres, un top incómodo puede mantener tu atención en ese elemento y no en lo que realmente importa. Para los chicos, las playeras mal seleccionadas te pueden causar una irritación en la zona del pecho que, de verdad, no quieres experimentar. 

Como TIP, usa un poco de vaselina para evitar que suceda. 

Los calcetines o calcetas son todo un tema, son lo más incómodo cuando llegas al kilómetro 30, en esa etapa de la prueba, TODO es incómodo, porque ya llevas el cansancio acumulado, entonces, evita usar calcetines que no usaste durante tu entrenamiento y ni se diga de los tenis. ESTO ES REGLA, CASI MANTRA 

“EL MARATÓN SE CORRE CON LOS TENIS CON LOS QUE SE ENTRENÓ, LOS TENIS NUEVOS, SON UN PREMIO DESPUÉS DE LA PRUEBA” 

4.- El descanso es muy importantes antes y después de la prueba. Antes del maratón es importante que tu cuerpo esté en óptimas condiciones, es decir, descansar por lo menos dos días, no descanso total porque hay que mantenerlo activo. 

RECUERDA, estos son solo consejos que nos han funcionado a algunos corredores, pero no tiene que ser así, también depende de tu entrenador. Algunos trotamos 5km un día antes o dos días antes. 

El día antes, descansamos y procuramos que sea un día tranquilo para lograr enfocarnos en el objetivo. 

El descanso después del maratón es aún más importante. Los grandes corredores, incluso, descansan un mes y mantienen el ritmo con trotes leves o natación, que ayuda a relajar los músculos. Pero, descansar y permitir que todo tu cuerpo sane, es vital. 

NUNCA, NUNCA, NUNCA, corras alguna carrera en un lapso de dos semanas después del maratón. De verdad, tu cuerpo te lo va a agradecer. 

5.- El día del maratón lo más importante es NO permitir que los nervios te ganen, recuerda que el trabajo ya está, ahora solo es ir y hacer lo que sabes hacer, correr. 

No pienses mucho en el famoso “muro”, si entrenaste de manera adecuada, el muro es solo esa sensación de cansancio en el cuerpo, pero cómo se vence, pues con esa misma convicción con la que te levantaste a entrenar y quizá con un mini trago de refresco de cola fría (en la ruta hay gente increíble que segura te da tantito) 

La parte mental después del 30 es el reto más grande, pero lo que más funciona es repetir una y otra vez el motivo por el que estás ahí. Recuerda qué te motivo a correr un maratón y con esa misma motivación muévete en los kilómetros difíciles. 

Y si eso no funciona, aprovecha el cariño y las muestras de apoyo de la gente, que sin duda este año será diferente, pero seguro encontrarás ese ánimo en los que puedan asistir. El maratón es una prueba que también funciona como terapia. Tienes 42 kilómetros 195 metros en los que, además de concentrarte, estás contigo, tu cuerpo y tu mente. 

No hay palabras para definir la llegada a la meta, porque sin duda, es un aspecto muy personal, muy emotivo y lleno de sensaciones que no se describen en un artículo. La llegada a la meta solo tú puedes describirla, vivirla y sentirla. Disfruta ya que estás aquí, ya que estás a nada de correr. 

¡Venga!