Más allá de hacer historia… Eliud y su desempeño en el maratón de Tokio

Sigue camino al olimpo de la historia del deporte -en el que ya está, con seguridad-, pues compitió por primera vez en el Maratón de Tokio, se la llevó y suma su cuarto ‘Major’ en la distancia más mítica del atletismo.

 

Debutaba en la capital nipona, o no tanto, pues la última gran aparición pública en escenario mundial del keniano fue en los Juegos. Allí dominó y en la prueba ‘comercial’ en suelo japonés repitió receta. Con más rotundidad, pues su 2:02.40 es la cuarta mejor marca de la historia. A 61 segundos del récord del mundo (2:01.39) que fijó en la siempre rápida Berlín.

 

En Tokio se encargó de eliminar a todos sus rivales. Geremew, primero -totalmente reventado- y después Tola y Korir. Con ese ‘flow’ de los momentos gigantes en los que supo contener a Amos Kipruto y lanzar su cambio de ritmo final. Gigantesco. «Dije que iba a hacer una carrera fuerte», confesó al terminar en unas declaraciones a ‘EFE’.

 

En lo numérico, es el cuarto ‘Major’ de Kipchoge. Tiene cuatro victorias en Londres, tres en Berlín, Chicago y llega Tokio. Solo faltan dos, Boston y Nueva York. Carreras diferentes, en las que puede enfocarse dependiendo de su decisión en otros escenarios como Mundiales o unos hipotéticos Juegos Olímpicos. Sea el resultado que sea casi que es indiferente: Kipchoge está en la eternidad. Un superhéroe real.

Marca Claro