¿Tienes, tuviste o tienes a alguien cercano con Covid?
¡Invita a los demás!

Decidimos escribir un artículo con el que no queremos que se sientan identificados, porque esperamos que el COVID se mantenga lejos de ustedes, pero también nos gustaría generar consciencia y empatía con aquellos que han padecido, padecen o conocen a una persona con COVID. 

Si tuviste COVID. 

Tómalo con calma, recuerda que es importante la recuperación de tu cuerpo y también de toda la parte emocional y mental que con lleva el haber pasado por una situación de salud tan compleja. 

El acompañamiento médico también será determinante en esta situación y en la reincorporación plena a tus actividades diarias y más aún a las deportivas, pues cualquiera de ellas representa un esfuerzo físico que te obliga a estar al 100% de tus capacidades y antes de retomar tus entrenamientos, valora y equilibra tu salud. 

Puede ser que te sientas un tanto nervioso o temeroso por salir y convivir con las personas, por miedo a contagiar, incluso si ya no tienes el virus, o por miedo a que te contagien nuevamente y es totalmente normal, solo recuerda continuar con las medidas sanitarias pertinentes y de ser posible intenta modificar tus horarios de entrenamiento, por ejemplo, si eres de los que corre o entrena a las 8:00 am, intenta variar o anticipar los horarios para tener menos contacto. 

No tienes porque sentir ninguna clase de culpa y retoma tus actividades sin miedo a ser juzgado. 

Si tienes COVID. 

Esperamos que estés leyendo estas líneas en la “comodidad” de tu casa y con una recuperación favorable. Es muy importante que tomes las cosas con calma, el aislamiento puede ser una de las cosas más tristes y desesperantes de la situación, además de los molestos síntomas, pero piensa que este aislamiento es parte de cuidarte y cuidar a las personas que tienes cerca. 

Sigue al pie de la letra de las recomendaciones de tu médico, dependiendo de la variante que tengas, será la cantidad y el tipo de medicamentos y por ello es importante que lleves una alimentación e hidratación constantes y excelentes. 

No dejes de lado la salud mental, estar aislado no quiere decir que no puedas pedir ayuda a tus amigos, familiares o a esas personas que consideres que deben saberlo. Platica con ellos por videollamada, diles cómo te sientes, es importante que mantengas el ánimo lo más arriba que puedas. 

Si eres de los afortunados que pudo quedarse en casa para trabajar y estás con ánimos, aprovecha para poner más atención a los detalles, adelanta cosas en la computadora, desarrolla proyectos, incluso podrías animarte a escribir lo que sientes y documentarlo, esto a veces a ayuda. 

No te sientas mal por el “qué dirán”, porque seguro van a decir muchas cosas, pero algunos se contagiaron por salir otros, incluso, por salir a trabajar y cumplir con sus obligaciones y no, no es culpa de nadie. Estamos hablando de un virus que incluso con el mayor de los cuidados podría llegar a contagiarse, no estamos exentos y tampoco es malo reconocer si te descuidaste, te fuiste de fiesta y te contagiaste; ahora tu tarea es ser responsable y mantener este aislamiento para no hacer más grande esta cadena. 

Si conoces a alguien que tenga COVID. 

Hoy en día y más con esta nueva ola, es muy común que entre tus conocidos, alguien resulte positivo. Lo primero que te pedimos que hagas es NO lo regañes, NO le digas algo que lo pueda hacer sentir más mal de lo que ya se siente, porque sí, seguro se siente mal y quizá en algunos casos no es un malestar físico, también hay un malestar emocional porque se convierten en un punto de contagio para más personas y quizá personas que son vulnerables ante esta enfermedad. 

Si es una persona cercana y está aislada, puedes platicar por teléfono, mandar mensaje, escribir un correo y preguntar cómo se siente, si necesita algo o solo mandar un texto de: ¡Mejórate y se paciente!, de verdad, esa clase de gestos seguro te lo agradecen. 

Si es el familiar de alguien a quien aprecias y está grave, solo resta acompañar a la persona en las sensaciones que tenga y aunque es importante que te cuides, en la medida de lo posible, ofrece ayuda, muchas veces no podemos dimensionar cómo se siente el familiar de alguien con covid, pero ayudar a disminuir la angustia o la preocupación con algún otro tema, con algún libro, siempre serán de gran ayuda. 

Y por último, sigue cuidándote. Sabemos que ya es un poco complicado quedarse en casa todo el tiempo, por el trabajo, por la escuela, incluso por salud mental, pero esta nueva ola se contagia mucho más rápido y aunque la consideran una gripa fuerte, no deja de ser molesto cada síntoma y tampoco deja de ser preocupante que cada día sean más los contagiados y más los hospitalizados. 

Para llegar a la meta necesitamos hacerlo juntos y si bien no podemos evitar los contagios, hagamos que sean menos cada día.

Autor: Rebeca Escobar