Técnica de Crol o Crawl
¡Invita a los demás!

Principios generales de Crol

Los principios generales del estilo constituyen los criterios básicos que permitirán al alumnado apreciar desviaciones del modelo ideal de ejecución, para poder encauzar el perfeccionamiento técnico.

Para desplazarse en el agua, el nadador necesita aplicar fuerza propulsiva constantemente, en contra de la fuerza resistencia que opone el agua al avance, 800 veces superior a la del medio aéreo. La propulsión es la resultante hacia delante de la acción de las fuerzas que generan las superficies propulsivas para desplazarse y la resistencia es la suma de todas las fuerzas ejercidas sobre el nadador y que se oponen a su avance. Se trata pues de conseguir la mayor eficacia en la aplicación de fuerzas propulsivas, eliminando al máximo las fuerzas de resistencia.

Evitar la resistencia al avance. Las fuerzas que frenan el avance provienen de la inercia de la masa y de la resistencia del agua (Webb, 1984:84). Mantener siempre una posición corporal hidrodinámica basada en la colocación horizontal de la cabeza, en una buena acción de batido de los pies (posición horizontal y elevada del cuerpo), en la acción de rolido y en la aplicación adecuada y simétrica de las fuerzas propulsivas (posición alineada).

Continuidad y naturalidad en las acciones. Coordinar la continuidad de los tiempos motores: acción de brazos, acción de piernas y respiración, sin observar rigidez. En los nados alternativos cuando un brazo termina su acción propulsiva, el otro la comienza sin puntos muertos.

Ritmo. Desde el primer momento poner especial hincapié en mantener un ritmo constante en la repetición de todas las acciones sin dispendio de energía. Así mismo, buscar la mejor relación entre amplitud y frecuencia de brazada primando la mayor longitud.

Orientación de las superficies propulsivas y gran trayectoria de tracción. La dirección del movimiento y el ángulo de ataque de las manos deben ir orientados a que la fuerza propulsiva total tenga, predominantemente, la dirección del desplazamiento deseada (Sebastián, Curso de entrenador auxiliar de Natación). Estirar el brazo en la entrada, realizar un apoyo profundo en el agarre, mantener el codo alto hasta el tirón y terminar el empuje con la mano orientada en diagonal hacia atrás son las claves de crol. La trayectoria descrita será curvilínea y amplia.

Sentido de los movimientos en relación con los desplazamientos. Sensibilidad hacia los efectos que producen los cambios de dirección, de ángulos de ataque y de aceleración de los movimientos propulsivos en el desplazamiento.

Posición del cuerpo

Descripción: El cuerpo deberá adoptar una posición hidrodinámica: elevado, extendido, alineado, relajado y natural. Para ello la cabeza se sitúa ligeramente elevada, con la cara en el agua y la mirada dirigida hacia abajo y adelante, tronco cadera y piernas horizontales mientras los pies realizan el batido.

El rolido es un giro en el eje longitudinal del cuerpo de unos 45º esencial en los nados asimétricos.

Funciones: El nadador no se desplaza plano sobre el agua, realiza el rolido que cumple las siguientes funciones:

Facilitar el recobro de los brazos.

Realizar una tracción profunda y eficaz.

Respirar de manera natural, sin elevar la cabeza.

Evitar resistencia al avance hasta un 60%

Acción de piernas

Descripción: El batido de crol supone realizar acciones de patada alternativas. Cada patada es una cadena cinética que parte de la cadera y se transmite de forma acelerada hasta la punta del pie. Los pies son el final de la cadena y se mantienen flexibles y naturales. En cada batido se observan dos partes:

Ascendente: La pierna sube extendida hasta la posición horizontal por medio de la extensión de la cadera. El pie estará relajado.

Descendente: Se flexiona la cadera, baja el muslo, la rodilla se flexiona para que el pie termine de subir a la superficie y a continuación se produce la extensión enérgica de la pierna, mientras el muslo comienza a subir nuevamente. El pie se coloca en extensión plantar y rotación adentro.

Funciones:

Mediante la acción de batido se mantiene la posición hidrodinámica del cuerpo tanto en su alineación horizontal como vertical.

Contribuir a la propulsión.

Acción de brazos

Descripción: En crol se realizan acciones alternativas de los brazos rítmicas y naturales. En cada brazada se observan dos partes, una propulsiva o tracción, y otra de recuperación o recobro.

Resulta interesante observar la trayectoria curvilínea que dibuja la mano en el agua con referencia a un punto fijo externo, desde los diferentes planos: frontal, sagital y horizontal, para comprobar que el trazado es tridimensional y que la mano se comporta a modo de hélice en el agua. Generalmente sin embargo, es más útil para el aprendizaje explicar la trayectoria con referencia al cuerpo del nadador. En este caso no debe llevar a engaño la percepción de que la mano se desplaza hacia atrás. Simplemente se apoya en el agua y es todo el nadador el que se desplaza adelante, de manera que también la mano sale por delante del lugar por donde entró.

La tracción se descompone en cuatro fases perfectamente acopladas:

Entrada

Agarre

Tirón

Empuje

Tirón

Descripción: Es una acción semicircular que sucede al agarre y continua hasta que la mano del nadador se ha desplazado por debajo del cuerpo hasta su línea media. El codo apenas flexionado en el agarre, sigue flexionándose para presionar con mano y antebrazo en una trayectoria hacia adentro, hasta un ángulo de 90º al finalizar el tirón, en el plano vertical del hombro. La palma se inclina progresivamente adentro-atrás. El tirón se realiza de forma acelerada.

Función:

Primera acción propulsiva

Empuje

Descripción: Al finalizar el tirón la inclinación de la mano adentro pasa a ser hacia fuera rápidamente, mientras el brazo describe una trayectoria curva desplazándose hacia fuera, arriba y atrás en dirección hacia a superficie del agua. Cuando llega a la altura del muslo, la mano deja de presionar y se prepara para salir sin resistencia del agua, momento en que ha terminado su acción propulsiva e inicia el recobro. El brazo no llega a su extensión total en el empuje, aunque toda la acción se desarrolla en aceleración máxima.

Función:

Máxima propulsión

El Recobro, es la fase de recuperación del brazo, tanto en lo que se refiere a la fase de relajación de este, como a lo tocante a alcanzar nuevamente la posición de inicio de la tracción.

Descripción: El recobro comienza antes de que la mano del nadador haya salido del agua. Gracias a la acción de rolido lo primero que se eleva sobre la superficie del agua es el hombro, luego el codo y finalmente la mano. El codo se flexiona y se eleva gradualmente en la primera parte del recobro provocando que la mano quede relajada y colgada próxima al costado, desde ahí oscila hacia adelante de forma lineal. Cuando la mano supera al hombro se empieza a extender el brazo hacia delante para preparar una nueva entrada. La palma de la mano que en la primera parte se orienta relajada adentro, en la segunda parte, tras superar el hombro, se coloca extendida, en prolongación del antebrazo y orientada ligeramente afuera.

Función:

Relajar la musculatura del brazo que recobra.

Preparar una nueva entrada.

Evitar desalineaciones.

Coordinación

Coordinar la acción de los brazos con la respiración y la acción de batido es complicado.

Para describir la coordinación completa la dividimos en tres:

Coordinación brazo-brazo

Se pueden observar en nadadores tres tipos de coordinación de brazos.

90º- Cuando una mano entra en el agua, la otra se encuentra al final del tirón. En mitad de la tracción. Es a la que se debe tender en la enseñanza.

45º- Cuando una mano entra la otra se encuentra en mitad del barrido hacia adentro o tirón. Por delante de la mitad de la tracción. Esta coordinación se emplea en los nados potentes de los velocistas.

+ de 90º- Cuando una mano entra la otra ha superado el tirón y se encuentra en la segunda parte de la tracción. Esta forma coordinativa es más deslizante, propia de fondistas y medio fondistas.

Coordinación brazos-respiración

El nadador para respirar, gira ligeramente su cabeza hacia la superficie a medida que el brazo del lado de respiración está completando el empuje. La inspiración se realiza sin elevar la cabeza, aprovechando el rolido y la cavidad que crea la ola delante de su cara. La cara sale a respirar antes que la mano en la fase de recobro y ha de sumergirse antes de que se produzca la nueva entrada de la mano.

Fuente:

EFDEPORTES