¿Qué es la proteína vegana?
¡Invita a los demás!

Las proteínas son moléculas que están conformadas por unos compuestos orgánicos llamados aminoácidos y son indispensables para el organismo, pues ayudan a asimilar los alimentos, al crecimiento, a reparar los tejidos del cuerpo y son fuente de energía.

Los aminoácidos se dividen en tres clases: esenciales, no esenciales y condicionales. 

  • Esenciales. No los produce nuestro organismo y entonces los alimentos nos proveen de ellos y son: histidina, isoleucina, leucina, lisina, metionina, fenilalanina, treonina, triptófano y valina.
  • No esenciales. Son los que el cuerpo produce y son: alanina, arginina, asparagina, ácido aspártico, cisteína, ácido glutámico, glutamina, glicina, prolina, serina y tirosina.
  • Condicionales. Los produce el organismo, pero no en condiciones de enfermedad y estrés: arginina, cisteína, glutamina, tirosina, glicina, ornitina, prolina y serina.

¿Qué son las proteínas veganas?

Ahora que ya sabes qué son las proteínas y su papel para un buen funcionamiento del organismo, tomarlas de los alimentos es muy importante.

Generalmente, las carnes rojas y blancas (res, cerdo, pollo, pescados) son fuente de proteínas, sin embargo, hay personas que, al optar por un tipo de alimentación ya sea vegetariana o vegana, por prescripción médica o porque son alérgicas, necesitan obtener la proteína de otra manera. Sobre todo, si además son deportistas y requieren algún suplemento pues si hay alguna rotura de las fibras musculares, las proteínas las reparan además de proporcionar una mejor recuperación después de tu entrenamiento.

En este sentido, las proteínas de origen vegetal son una alternativa y se pueden encontrar en los siguientes alimentos y también en suplementos elaborados con ellos.

  • Frutos secos: Contienen minerales como hierro, magnesio, fósforo, potasio y calcio, y se encuentran en las nueces, almendras, avellanas, castañas.
  • Semillas: Aportan vitaminas C y B, calcio, fósforo, potasio, hierro y fibra: pistaches, semillas de calabaza, girasol, ajonjolí, linaza.
  • Legumbres: Algunas como la soya contienen un buen aporte de proteínas y aminoácidos esenciales, así como sus derivados como el tofu. También las lentejas, los chícharos, los frijoles, los garbanzos, los cacahuates. Algunos productos son elaborados con estos alimentos y puedes probarlos en polvo.
  • Cereales: Arroz, avena, cebada, trigo, quinoa, centeno, maíz, amaranto, mijo, trigo sarraceno y trigo espelta. Además de proteínas son una buena fuente de fibra que es benéfica para un mejor tránsito intestinal.

De esta manera, si lo que buscas es complementar tu dieta o si tienes intolerancia a la lactosa o incluso a la soya o al trigo, existen alternativas que podrían ser parte de tu dieta y brindarte las proteínas que necesites.

Recuerda consultar siempre a tu médico, ya que es el especialista indicado para recomendarte la opción que sea más adecuada para tu organismo y requerimientos.