Las personas con sobrepeso corren mayor riesgo de contraer Covid-19
¡Invita a los demás!

Expertos a nivel mundial refuerzan el mensaje de que ahora, más que nunca, es necesario perder peso e incorporar hábitos saludables como herramienta principal para afrontar el nuevo año.

Durante el 2020, diversos estudios corroboraron que gran parte  de la población había aumentado significativamente de peso. Eso se debía, sobre todo, a la falta de movilidad y ejercicio y a hábitos poco saludables en cuanto a la alimentación, principalmente durante el confinamiento. 

Los expertos científicos analizaron la relación que se establecía, precisamente, entre un peso excesivo y la sintomatología del coronavirus en los enfermos. Se comprobó que las personas con un exceso de kilos eran, y son, más vulnerables al Covid-19. Tenían más posibilidades de padecer consecuencias de forma más grave. 

Los kilos de más pueden llegar a triplicar la tasa de mortalidad del Covid-19

La obesidad se transformó, por tanto, en uno de los factores con peor pronóstico entre los contagiados de todo el mundo. Por tanto, ya desde los inicios de la pandemia, se estableció una relación directa entre el índice de masa corporal (IMC) y las complicaciones derivadas del Covid-19. O lo que es lo mismo: cuanto mayor es el exceso de peso de una persona, mayor posibilidad tiene de padecer complicaciones severas durante la enfermedad originada por Covid-19. 

Según el artículo Obesity (2020), los kilos de más pueden llegar a triplicar la tasa de mortalidad por este virus. Incluso entre los más jóvenes -a priori, de los colectivos menos afectados-, el exceso de peso es un agravio: según un estudio publicado en The Lancet, la obesidad agrava el pronóstico de coronavirus en los adolescentes.

Las personas con sobrepeso tienen un 44% más de riesgo de contagio. La cifra se duplica en el caso de las personas con obesidad.

El sobrepeso conlleva otros problemas como la dificultad de movilidad, una presión adicional en el diafragma que dificulta la respiración... Esta relación (obesidad y coronavirus), además, tiene consecuencias negativas para el sistema inmunológico. Una persona con sobrepeso acumula un exceso de grasa y un estado inflamatorio que provoca que su sistema inmunológico sea más vulnerable ante las infecciones. Por eso, pueden aumentar las complicaciones derivadas de enfermedades como la covid-19 en personas con obesidad. Algo que ya sucede con otras infecciones más comunes en la sociedad actual como la gripe.  

Riesgo de contagio.

Nuevas investigaciones y estudios -llevados a cabo por expertos médicos de distintas sociedades científicas y de PronoKal- advierten que el paciente con exceso de peso no es solo más vulnerable ante las complicaciones del Covid-19, como se pensaba hasta ahora, sino también ante el riesgo de contagio. 

Un metanálisis publicado en Obesity Reviews, que tiene en cuenta más de 75 publicaciones de todo el mundo, revela que las personas con sobrepeso tienen un 44% más de probabilidades de contagiarse. Esta cifra se duplicaba en el caso de las personas con obesidad.

La mejor estrategia es la prevención y la disminución de los factores de riesgo como este exceso de peso.

Pero los expertos recuerdan que el riesgo de infecciones, incluso por coronavirus, se puede reducir manteniendo una alimentación sana y equilibrada. Unos hábitos saludables pueden actuar como barrera de defensa. En este sentido, el Dr. Ignacio Sajoux, responsable del área Científica de PronoKal Health Group, explica que todo esto se debe, en gran medida, al impacto que tiene el exceso de peso en el sistema inmunológico. 

Tener un sistema inmune saludable ayuda, sin duda, a afrontar las enfermedades. La mejor estrategia ahora, mientras las vacunas contra el Covid-19 van llegando a toda la población, es la prevención y la disminución de los factores de riesgo como este exceso de peso.

Prevenir y tratar.

Aprovechando este contexto esperanzador gracias a los distintos tratamientos y vacunas que ya circulan, es imprescindible que la persona con peso de más tome las medidas necesarias para prevenir la enfermedad. 

Tal y como señala Ignacio Sajoux, la vacunación es la “estrategia fundamental para conseguir la inmunidad que deseamos”, pero “ahora es el momento clave para perder peso, reforzar nuestras defensas y alcanzar los niveles de anticuerpos que nos protegerán a más largo plazo.” 

Ir restando kilos en la báscula no es una tarea fácil y no depende solo de una buena alimentación. Además de comer de forma saludable, las personas deben instaurar nuevos buenos hábitos. Lo aconsejable es hacerlo de la mano de un equipo médico y de expertos en nutrición que aseguren no solo perder kilos, sino también ir mejorando el sistema inmunológico.

Las personas deben instaurar nuevos buenos hábitos. Lo aconsejable es hacerlo de la mano de un equipo médico y de expertos en nutrición.

En estos momentos de pandemia, más que nunca según PronoKal, se torna indispensable “usar una metodología de pérdida de peso que ayude a mejorar y reforzar este sistema inmune”. Su método cuenta con más de 16 años de experiencia, y está basado en una dieta cetogénica muy baja en grasas. Más de 25 publicaciones científicas validan la eficacia del tratamiento, que permite, adelgazar de forma rápida, eficaz y segura y, a su vez, reducir la inflamación asociada al exceso de peso. 

Con ello, además, los pacientes consiguen reforzar el sistema inmunológico y prevenir futuras infecciones. La metodología PronoKal se posiciona como un aliado ante la situación epidemiológica que el mundo está viviendo desde hace cerca de un año. La protección del covid-19 empieza en la báscula y, por ello, la compañía ofrece una pérdida de kilos rápida, eficaz y definitiva.

VACUNA: ¿IGUAL DE EFECTIVA CON EXCESO DE PESO?

Diversos expertos se cuestionan si el exceso de peso en determinados pacientes puede comprometer la efectividad de estas dosis o no. Tal y como se ha visto en otras enfermedades infecciosas, como en el caso de la gripe, el sobrepeso y la obesidad sí se asocia a una menor efectividad de las vacunas. 

Su eficacia dependerá de la generación de un tipo de anticuerpos específicos y de la inmunidad celular que aportarán protección a largo plazo. Hasta la fecha, se ha observado que en las personas con exceso de peso esta inmunidad es deficiente. 

FUENTE: La Vanguardia