Juan Joel Pacheco y el sueño olímpico.
¡Invita a los demás!

Lleno de un carisma único, activo en redes sociales, siempre agradecido con sus seguidores y amante de los videojuegos. 

El fondista tiene lista la última parte de su preparación con el objetivo en mente de colgarse una medalla en Tokio 2021. Ha cuidado cada detalle que incluye el cuidado de su físico, para mantenerse alejado de las lesiones. 

Originario de Torreón, Coahuila, Joel Pacheco nació en diciembre de 1990. Corre desde que era un niño. «Empecé porque mi abuelo materno me llevaba a trotar dos o tres veces por semana», cuenta. Después, lo inscribió en una carrera en la que terminó en 4° lugar. «Mi abuelo se dio cuenta de que tenía talento. Luego de eso me llevaron a una escuela de atletismo», dice orgulloso.

Siguió practicando y cuando terminó la prepa, le ofrecieron una beca en la Universidad de Oklahoma, en Estados Unidos, y la aceptó. Allá estudió criminología, pero también trabajaba de mesero y entrenaba. Y es que su papá le dijo que si quería dedicarse al deporte, primero debía hacer una carrera.

Cuando regresó a México, decidió dedicarse al 100% a correr, pues eso es lo que lo hace feliz. Y desde entonces ya lleva cuatro años entrenando en alto rendimiento. Cuando era niño, su sueña era ser trailero. «Me encantan los tráilers», dice.

Con casi la mitad de su vida corriendo, Joel Pacheco busca colocarse entre los nombres de los mejores maratonistas mexicanos, como Benjamín Paredes, Salvador García, Dionicio Cerón o Adriana Fernández. El camino no ha sido fácil, pues ha tenido que rascar en sus bolsillos para poder entrenar.

Pero lo más complicado para él no ha sido eso, sino separarse de su familia. «Tengo 12 años viviendo solo y creo que eso ha sido lo más difícil, pero también ha sido lo que me ha hecho madurar en mi carrera deportiva».


Fuente


ESQUIRELAT