Free Running, el placer de correr por correr
¡Invita a los demás!

El boom del running en este país hace casi una década ha conllevado un sinfín de variedades y adaptaciones de esta práctica deportiva. La última en llegar es el free running. Se trata de correr por el simple hecho de hacerlo. Esto es, trotar por diversión, sin ninguna planificación previa, sin seguir ningún plan de entrenamientos, ni ritmos preconcebidos, ni tiempos a batir. Las sensaciones personales toman el control de nuestras piernas y el objetivo esencial es maximizar el disfrute.

 

Son muchas las disciplinas deportivas que cuentan con diferentes perspectivas y formas de afrontar la fórmula original. El free surf o el free cycling son dos de los ejemplos que, a muchos de vosotros, pueden veniros a la cabeza. El running no es una excepción y, años después de su fuerte implantación en nuestro país como uno de los deportes con mayor tasa de crecimiento anual, también han surgido nuevas modalidades, incluida aquella que anarbola la bandera de la libertada, de sentirse libre (free en inglés), por encima de todo.

 

Cuando muchos de los corredores y corredoras siguen al pie de la letra una planificación pensando en una carrera concreta para superar su mejor marca, un free runner se situaría justo en el extremo opuesto. No es partidario de seguir ningún entrenamiento preestablecido y, ni mucho menos, tampoco busca un objetivo relacionado con una marca. Sólo pretende seguir la fórmula de la D: quieren divertirse y disfrutar. Y, en este camino, desechan todo lo que supone un rigor a la hora de calzarse unas zapatillas.

 

SIN REGLAS PREESTABLECIDAS

Desde fuera, algunos apuntan que lo más complejo de esta forma de correr es mantener la motivación. Y es que prepararnos para una competición determinada, luchar contra nuestros propios tiempos o incluso sumar unos ritmos más elevados por kilómetro son argumentos de peso que mantienen viva la chispa de por qué corremos. Para un free runner, la motivación máxima es justamente no tener que seguir las reglas marcadas. Tiempos, kilómetros, desniveles, marcas y pulsaciones, por poner ejemplos concretos, son conceptos que dejan de tener significación.

 

No obstante, estar pendiente siempre de todas estas variables que hemos citado previamente también puede llevarnos, con el paso de los años, al hastío y a la desmotivación. Y, por lo tanto, el free running puede suponer, en este caso, un nuevo acicate en nuestra carrera como atletas. Como mínimo, para salir a correr de forma saludable y disfrutar de todo lo que nos rodea. Es el placer de correr por el simple hecho de hacerlo, sumado a una voluntad de salud y de disfrutar de la naturaleza que nos rodea. Puede tener un punto hippie si se quiere, pero os podemos asegurar que funciona.

 

El placer de pasárselo bien corriendo largos recorridos –o por el tiempo concreto que se desee-, eso sí, necesita de un largo período de aclimatación que nos permita poder galopar sin sufrir. Una vez logrado este paso más como corredor, podríamos situarlo en una esfera posterior a todas las etapas que puede quemar un corredor, nuestro cuerpo y nuestra mente están preparados. Así pues, podemos ponerlos por delante recorridos estimulantes, en los que el entorno por el que practiquemos esta actividad nos ofrezca estímulos constantes.

 

ANIMA SANA IN CORPORE SANO

En este sentido, el free running está ligada intrínsecamente con el modelo de vida del ‘anima sana in corpore sano’. Se trata de cuidar cuerpo y mente para que ambos vayan en la misma dirección, al unísono. El principal propósito de cualquier persona debería ser disfrutar de la existencia de forma plena y, eso, sólo puede hacerse desde un cuerpo con salud. Por lo tanto, debe haber una conjunción entre cuerpo y mente, convirtiendo a nuestro cuerpo en un valor central de vida. No se trata sólo de vivir más años, sino de hacerlo con más calidad, independientemente de límites deportivos.

 

FREE TRAIL RUNNING

El free running no sólo se concibe como una disciplina urbanita, sino que también incluye –y quizás aquí es cuando representa de forma plena su filosofía- su versión free trail running. Se trata de trotar por el monte deleitándonos con todo lo que nos rodea y, sobre todo, dejándonos sorprender por la magnitud y poder de la naturaleza. Teniendo en cuenta que no cejamos de trabajar a nivel físico, pero también mental, esta disciplina también ofrece un óptimo beneficio para nuestro organismo: produce una gran estimulación neuronal y mejorar nuestras capacidades cognitivas.

 

Teniendo en cuenta todo esto, podríamos decir que el free running es mucho que una nueva forma de correr. Incluso podríamos afirmar que se trata de una filosofía de vida en la que aprendemos, nos cuestionamos cosas y abrimos nuestra mente a nuevos escenarios. Sin buscarlo, sin pretenderlo, todo ello nos permitirá crecer como runners, pero también hacerlo como personas. Calzarnos las zapatillas tras una larga jornada de trabajo no será un ejercicio tedioso, sino una fórmula de relajación en la que cuerpo y mente encontrarán su espacio ideal.


FUENTE: CDM Sport