Entrenamiento regenerativo
¡Invita a los demás!

Los trabajos regenerativos son un tipo de sesiones que deben ser incluidas dentro de la rutina de cualquier corredor, más allá de su nivel y experiencia. Se trata del nivel más bajo en cuanto a exigencia dentro de una actividad física, pero no por eso carece de importancia sino todo lo contrario. También llamados sub aeróbicos, estos trotes muy suaves y no demasiado prolongados son la mejor manera de obtener los beneficios propios de una recuperación activa.

Como bien sabemos, descansar correctamente, hidratarse, y alimentarse de forma balanceada son pilares fundamentales en nuestro deporte, de igual manera que la intensidad a la que entrenemos cuando planificamos esos días dedicados a reconstituir lo dañado en el cuerpo luego de ejercicios fuertes y demandantes. Concretamente, cuando entrenamos duro se producen micro rupturas en nuestros tejidos que el organismo se encarga de reparar, pero para eso debemos ayudarlo.

Un ejercicio suave como trotar o andar en bicicleta entre un 50 % y un 55 % del esfuerzo máximo que realizamos, durante unos 20 a 40 minutos permitirá poner en marcha nuestra agotada musculatura sin generar nueva fatiga. Ese movimiento demandará oxígeno, que llegará a los músculos mediante la sangre, aportando nutrientes y "lavando" los residuos metabólicos atrapados en las fibras. De esta manera, intercalando sesiones de entrenamiento regenerativo al día siguiente de un trabajo exigente o una competencia se favorece y acelera recuperación muscular promoviendo la activación hemodinámica, siendo positiva para el mantenimiento del sistema cardiovascular y respiratorio.

Además, con estos ejercicios ayudas a eliminar el ácido láctico residual, favorece la hidratación, mantienes la capacidad aeróbica, previenes y combates la aparición de dolor muscular y ayudarás a tu cuerpo a evitar el sobre entrenamiento y las lesiones que derivan de él.