5 formas para no llegar “a medias” al Medio Maratón de la CDMX.
¡Invita a los demás!

Se acerca la fecha para correr el Medio Maratón de la CDMX y aunque para muchos, resulta una distancia relativamente sencilla o están acostumbrados a la misma, hay quienes van a correrlo por primera y vez, por ello, tenemos algunos consejos muy sencillos y prácticos para que resulte todo lo mejor posible.

 

1.- Termina tu plan de entrenamiento.

 

Si estás siguiendo algún plan de entrenamiento, ¡Termínalo completo!, ya estas a unos pasos de lograr la meta e incluso, sin son entrenamientos de trote corto, realízalos y mantente activo.

 

2. Escucha a tu cuerpo.

 

Es muy importante escuchar al cuerpo antes, durante y después de la competencia.

 

Antes - Si llegas a sentir alguna molestia al correr, no lo dejes a la deriva, acude con tu fisioterapeuta para masajes de descarga o para que revise lo que sucede, siempre será mejor saber qué tienes, antes de correr.

 

Durante - Al llegar el día de la carrera, mantén tu plan de ritmo hacia la meta y mantente alerta de cómo te sientes y de las sensaciones que puedes tener en la ruta. Regularmente, el cansancio llega después de los 15km, pero es más cansancio mental que cansancio físico, si entrenaste bien, no debes preocuparte por eso.

 

Después - Aunque no se trata de una distancia tan larga como el maratón, la recuperación también es importante. Necesitas hacer trotes de recuperación y sí, descanso total al día siguiente. Tu cuerpo te irá indicando cómo se siente con los días.

 

3. La comida SÍ importa.

 

La forma en cómo te alimentas los días previos a la carrera, son determinantes. Es muy importante que comas carbohidratos complejos para que te ayuden a generar energía.


El día antes de la carrera, NO COMAS NADA a lo que nos estés acostumbrado.

 

4. Nada de estrenar.

 

Esta recomendación/regla, aplica para todas las carreras. No estrenes nada el día que vas a correr, con ello evitarás lesiones, rozaduras y una mala experiencia en general.

 

5. DISFRUTA, PORQUE DE ESO SE TRATA.

 

Correr 21km por primera vez, es de esas cosas que nos hacen palpitar el corazón. Todos los corredores pensamos en ir poco a poco y cuando llegas a los 21km, te das cuenta de que tu cuerpo tiene una gran resistencia y que, con apoyo de un buen entrenador, podrás cruzar la meta con las mejores sensaciones.

 

Aprovecha las porras en la ruta y cuando llegues a la línea final, disfruta cada una de las cosas que te dice tu cuerpo, cada sensación buena y mala y guárdala. Podrás correr muchos 21km más, pero la primera vez que te cuelgas la medalla en esta distancia, jamás se repite.